Inicio / Artículos / ¡Cuidado con las Garantías Mobiliarias!

¡Cuidado con las Garantías Mobiliarias!

En mayo del 2015 entrará en vigencia en Costa Rica la Ley de Garantías Mobiliarias, sobre la que se ha comenzado a informar sobre los beneficios de acceso al crédito que representará en especial para las MIPYMES y emprendedores que tradicionalmente no han sido sujetos de crédito por falta de garantías adecuadas. Esta Ley ha sido exitosamente implementada en otros países latinoamericanos en donde en pocos meses de existencia ya se han otorgado cientos de miles de créditos con este tipo de garantías.

 

Esta Ley lo que busca es crear seguridad jurídica a los acreedores para que puedan otorgar créditos recibiendo como garantía de pago bienes que tradicionalmente no eran atractivos por la falta de un registro público para dichas garantías, y además por la falta de procedimientos establecidos para su ejecución.

 

¿De qué tipo de bienes estamos hablando? Básicamente de cualquier bien que no sea inmueble, es decir, que no sea un lote, un condominio, una casa, una finca, etc. Si bien ya existían bienes muebles que eran aceptados como garantías (vehículos y otros automotores), esta Ley amplía la gama a bienes tales como marcas, patentes, software, inventarios, cuentas por cobrar, equipo, acciones, títulos valores, cosechas, derechos contractuales o litigiosos  y en general, cualquier bien lícito que sea propiedad de una persona o empresa.

 

Pero no hablamos aquí de una ley de beneficencia que favorece exclusivamente al emprendedor que no tiene acceso al crédito, muy al contrario, esta Ley le otorga importantes facultades al acreedor, de allí que es mejor que tome en consideración los siguientes aspectos antes de otorgar una garantía mobiliaria:

 

  1. Se podrán pactar cláusulas de desapoderamiento extra – judicial, es decir, ante el no pago, el acreedor podrá ejecutar la garantía sin necesidad de acudir a un juicio, mediante procedimientos sumamente expeditos sobre los que sin duda podrían presentarse abusos.
  2. Se podrán pactar garantías que incluyan bienes tanto presentes como futuros, así que si existe un acrecentamiento patrimonial del deudor, éste servirá de garantía para el acreedor aun cuando la deuda se hubiere contraído con anterioridad.
  3. Estas garantías serán inscritas en un sistema informático que cumplirá una función similar a un registro. Esta inscripción la hará directamente el acreedor sin necesidad de que el deudor consienta dicha inscripción. Desde luego que si el acreedor hace una inscripción fraudulenta, estará sujeto a la responsabilidad respectiva.
  4. Si bien la Ley no es completamente clara al respecto, en mi criterio se está legitimando el “pacto comisorio”, que no es otra cosa más que la facultad del acreedor de que ante el no pago de la deuda, pueda dejarse los bienes como pago de la deuda. Este pacto tradicionalmente ha estado prohibido en nuestro país, siendo que ante el no pago, lo que el acreedor puede hacer es rematar los bienes y pagarse con el producto de la venta del bien, y no dejárselo automáticamente.
  5. En Costa Rica no existen figuras adecuadas que permitan salvar una empresa que entra en insolvencia o quiebra. Por el tipo de garantías de las que estamos hablando, el cobro forzoso podría implicar la quiebra automática de la empresa. En otros países, como en Estados Unidos, ante una situación de insolvencia el deudor puede presentar una solicitud de protección de quiebra (Conocida como “Chapter 11” por estar contenida en el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras) que le permite mantener el control de los bienes y continuar con el negocio bajo supervisión del juez, mientras que los bienes son vendidos por un agente y el producto de dicha venta distribuido entre los acreedores. En Costa Rica, el derecho concursal o de quiebras es obsoleto y no ofrece soluciones rápidas y seguras para este tipo de situaciones.

 

Conclusión: La Ley de Garantías Mobiliarias es un buen instrumento para favorecer el emprendimiento, sin embargo debe tomar en consideración las implicaciones. Si usted solicita un crédito y no lo paga por cualquier motivo, su acreedor tiene derecho de cobrarse con la garantía, no sólo es justo sino legal. Sin embargo, la inexistencia de un sistema adecuado de protección ante la insolvencia puede hacer que este tipo de garantías contribuyan a crear muchas empresas que a la vuelta de la esquina terminen quebrando, por lo que hay mucho trabajo aun por hacer.

Quizá le interese...

LEXtalk: La vuelta al IVA en 20 preguntas

Analicé con Mariela Hernández los principales temas relacionados con el Impuesto al Valor Agregado que …