Inicio / acerca del autor

acerca del autor

Mauricio París

Soy centroamericano, costarricense para más señas. Vivo en San José y me dedico al ejercicio del Derecho, carrera que estudié en la Universidad de Costa Rica a inicios del presente Siglo. Estudié una maestría en Asesoría Jurídica de Empresa en la Universidad Carlos III de Madrid, y en esa misma ciudad estudié Arbitraje Comercial Internacional en el Instituto de Empresa.

Soy parte de ECIJA, una de las principales firmas de abogados en Iberoamérica, con sedes en Madrid, Barcelona, Lisboa, Santiago de Chile, Centroamérica, Panamá y la República Dominicana. Me dedico principalmente a dirigir proyectos legales para empresas que operan en toda la Región, en especial al establecimiento de operaciones comerciales, la contratación mercantil, la resolución de disputas por medio del arbitraje comercial, y la aplicación del derecho a los espacios digitales.

Soy profesor de Contratación Comercial Internacional, Derecho Internacional Privado y Arbitraje Comercial en distintas universidades. Participo frecuentemente como árbitro de derecho.

Inicié este blog en julio de 2014, y periódicamente escribo sobre temas relacionados con la innovación, el emprendimiento, las startups,  las nuevas tecnologías, el arbitraje comercial y el ejercicio de la profesión legal, y lo hago incoporando otras dos pasiones: la música y el arte.

¿Por qué Bona fide?

Bona fide significa buena fe en latín, y es el estándar de conducta que al menos en la tradición jurídica continental, se le exige aplicar a los individuos en sus relaciones contractuales.

La buena fe es esencial en la contratación electrónica, y es lo que explica que con mucha frecuencia, sujetos ubicados a cientos de kilómetros de distancia contraten bienes o servicios sin ni siquiera conocerse. Es un parámetro de conducta básico para mantener una buena reputación digital, que es un elemento determinante en la nueva economía colaborativa.

La buena fe, en consecuencia, sigue y seguirá siendo el parámetro de conducta contractual por excelencia.